Recomendaciones al Estado mexicano para cumplir con sus obligaciones en materia de derechos humanos con relación a las personas venezolanas en México

Ciudad de México, 26 de octubre de 2022

Contexto

  • El 12 de octubre el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (EUA) anunció que iniciaría expulsiones de personas venezolanas a México bajo Título 42.  A su vez, el gobierno mexicano anunció que había acordado recibir a la población venezolana expulsada, hasta 1,000 personas por día.   
  • El 19 de octubre el gobierno de EUA publicó un nuevo programa para personas venezolanas fuera de EUA que otorga un permiso de 2 años para personas con un patrocinador en ese país, quien debe realizar la solicitud.
  • El acuerdo entre México y Estados Unidos para la expulsión de las personas venezolanas bajo Título 42 puso a la población en la región en una situación de extrema vulnerabilidad, ya que la mayoría había cruzado 7 países para llegar a la frontera entre México y EUA, entregarse a la patrulla fronteriza y reunificarse con sus familiares y redes de apoyo, como lo habían estado haciendo durante 2021 y 2022.  
  • De la noche a la mañana más de 41,000 personas venezolanas se encontraron atrapadas en México. Si las personas trataban de cruzar la frontera entre México-EUA, serían expulsadas a México. Entre el 12-23 de octubre 5,193 personas venezolanas fueron expulsadas a México por Ciudad Juárez, Matamoros, Tijuana, Nogales y Piedras Negras.   
  • Como las personas venezolanas vieron que serían expulsadas si trataban de cruzar, muchas dejaron de intentar, y los números de la patrulla fronteriza disminuyeron. Sin embargo, eso no significa que las personas ya no están, – se encuentran en México en una situación de ambigüedad y confusión. Los gobiernos mexicano y estadounidense crearon una crisis humanitaria.
  • Los albergues de todo el país están saturados y hay miles de personas viviendo en la calle en situaciones precarias, sin comida y sin saber qué hacer. 
  • El Instituto Nacional de Migración (INM) ha estado subiendo a las personas, expulsadas en la frontera norte, a autobuses y enviándolas a ciudades de todo el país, incluyendo Morelia, Acapulco, Villahermosa, Tapachula y la Ciudad de México. No ha habido ninguna comunicación entre el INM y los albergues para que puedan prepararse.  
  • En la Ciudad de México, los albergues están completamente saturados desde el 23 de octubre y muchas personas venezolanas están durmiendo en la calle afuera de las oficinas de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), afuera de la embajada de Venezuela, y otros espacios. Los albergues necesitan insumos como comida, pipas de agua, calentadores de agua, medicamentos.  
  • Mientras, en el sur de México, las personas siguen llegando porque ya estaban en camino y no pueden regresar a Venezuela –muchas vendieron todo lo que tenían para poder reunificarse con familiares o redes de apoyo en EUA. En San Pedro Tapanatepec, Oaxaca, hay más de 10,000 personas esperando algún tipo de documento para seguir su viaje, pero ahora no saben qué hacer.  
  • Las personas venezolanas en México básicamente tienen 6 opciones: 1) solicitar asilo en México ante la COMAR, 2) solicitar una estancia por razones humanitarias mientras deciden qué hacer, 3) buscar un patrocinador en EUA que les puede ayudar a aplicar para el nuevo programa, 4) regresar a un tercer país donde tienen una estancia migratoria (Colombia, Ecuador, Perú), 5) regresar a Venezuela si no necesitan protección, 6) en casos de extrema vulnerabilidad, pedir apoyo de alguna organización para registrarse en el proceso de exención del Título 42. También hay una preocupación, podrían empezar a cruzar la frontera entre México y EUA por lugares más peligrosos, ya que las restricciones migratorias abren espacios para los traficantes.  

Ante esta situación, es urgente crear condiciones dignas para las miles de niñas, niños, adolescentes, mujeres, hombres y familias venezolanas en México para que puedan conocer sus derechos y tomar las mejores decisiones.  

Recomendaciones:

  1. El gobierno de México debe dejar de recibir personas expulsadas bajo Título 42, ya que es una política ilegal que viola el marco jurídico estadounidense que garantiza el derecho a solicitar asilo, independientemente de la forma de entrar al país. Así mismo, con base en el principio de no devolución, consagrado en la Convención Americana sobre Derechos Humanos en su Artículo 22, fracción 8, “En ningún caso el extranjero puede ser expulsado o devuelto a otro país, sea o no de origen, donde su derecho a la vida o a la libertad personal está en riesgo de violación a causa de raza, nacionalidad, religión, condición social o de sus opiniones políticas”;ninguna persona venezolana debería ser devuelta a ningún país, incluyendo México, hasta que se le garantice su derecho a aplicar para protección en EUA y que haya podido expresar su temor por regresar a México. Lo anterior, teniendo en cuenta las múltiples formas de violencia que se ejercen en contra de las personas migrantes en México, y que ponen en riesgo su vida e integridad personal. Además de la vulneración a sus derechos que significa la detención en instalaciones caracterizadas por el hacinamiento, atención médica deficiente, ausencia de garantías jurídicas, castigos arbitrarios, maltrato físico y psicológico y otros tratos crueles que podrían configurar un entorno torturante, de acuerdo a opiniones de personas expertas en el tema.
  2. Las personas venezolanas en México tienen derecho a recibir una Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias (TVRH), para garantizar su estadía regular en el país y el permiso implícito para trabajar; lo anterior, con base en lo contenido en la Ley de Migración en su artículo 52, el cual considera que la autoridad correspondiente puede ampliar la emisión de TVRH a aquellas personas extranjeras que, a pesar de no entrar en ninguno de los supuestos señalados por este artículo, se encuentren en una situación por causas humanitarias. Se recomienda que toda persona venezolana atrapada en México reciba este documento de forma urgente.
  3. Recordando que toda autoridad, dentro de sus competencias, tiene la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos consagrados en favor de las personas (CNDH, 2022), México tiene la obligación de otorgar información a las personas migrantes sobre sus derechos, incluyendo el proceso para solicitar asilo, si así lo deciden. De tal forma, es necesario iniciar con la difusión masiva de los derechos que tienen como personas migrantes en México, así como crear una estrategia eficiente de canalización de casos. Las personas también tienen el derecho de recibir información y asesoría sobre todas sus opciones, incluyendo tiempo para buscar un patrocinador si quisieran participar en el nuevo programa de EUA. 
  4. El Instituto Nacional de Migración (INM) no debe llevar a cabo expulsiones en cadena hacia Guatemala. Lo anterior, en conformidad con las responsabilidades que México adquirió al suscribirse a acuerdos internacionales, tales como la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la cual en su Artículo 22, fracción 9 establece la prohibición de la expulsión colectiva de extranjeros.
  5. Es urgente la coordinación de las autoridades federales con autoridades locales en aquellos estados del país en donde se identifica una llegada importante de personas venezolanas para la atención humanitaria de esta población. Esto incluye albergue digno, comida adecuada, y acceso a atención médica.   
  6. El gobierno debe construir un proceso que garantice los recursos necesarios para apoyar con retorno voluntario a las personas venezolanas hacia países donde tengan autorización para permanecer, tales como Colombia, Ecuador y Perú, únicamente cuando hayan tenido acceso a toda la información sobre sus derechos y opciones en México

Recomendaciones para la Ciudad de México:

En la Ciudad de México hay más de mil personas en los albergues de la sociedad civil, lo que rebasa hasta en un 600% la capacidad instalada. La COMAR reportó el 25 de octubre que “en los últimos 4 días se concentró 64% del total de solicitudes en todo el año, el 81% de las cuales han sido en la CDMX.”  Por lo que es urgente:

  1. Habilitar un espacio institucional para albergar a las personas y brindarles atención humanitaria. 
  2. Generar una sola ruta integral y eficiente para la gestión de emergencias humanitarias para personas en movilidad.
  3. Replantear la dinámica de coordinación con la Secretaría de Inclusión y Bienestar Social de la Ciudad de México (SIBISO).
  4. Generar una mesa de coordinación y toma de decisiones conformada por autoridades y sociedad civil para impulsar el trabajo conjunto en la atención, acompañamiento e inclusión de las personas migrantes en la Ciudad de México.

Cabe señalar que la Constitución de la Ciudad de México establece en su Artículo 11 los principios de hospitalidad, solidaridad, interculturalidad e inclusión, además de que la Ley de Interculturalidad, Atención a Migrantes y Movilidad Humana de la Ciudad de México mandata a las autoridades capitalinas para garantizar los derechos de las personas migrantes.