México debe garantizar investigación, sanción y reparación en todos los casos de violaciones a derechos humanos de personas migrantes y refugiadas

Ciudad de México, 30 de marzo de 2021.- Hoy ha sido Victoria Esperanza Salazar. Salvadoreña y refugiada en México sometida y asesinada por policías de Tulum, Quintana Roo. La familia de Victoria tiene derecho a la verdad, justicia y reparación, como muchas otras familias en Centroamérica.

Hace 10 años fueron las masacres de Fosas Clandestinas, 72 Migrantes, Güémez, Cadereyta; en enero de 2021 fue Camargo, donde se volvió a llenar de sangre de personas migrantes las tierras mexicanas.

Comités de Familiares de migrantes y sociedad civil conocemos de 120 casos de personas desaparecidas en denuncias ante el Mecanismo de Apoyo Exterior mexicano que desde Guatemala, Honduras y El Salvador se han interpuesto a la Fiscalía General de la República mexicana vía sus Consulados acreditados en los países de origen.

El factor común, que viene imponiéndose desde hace 10 años, es la impunidad persistente. Las familias, que en sus países de origen, están exigiendo justicia se enfrentan contra una impunidad sistémica con participación de autoridades mexicanas.

Es urgente la respuesta por parte del gobierno mexicano a las familias centroamericanas que exigen verdad, justicia y reparación frente a las graves violaciones de Derechos Humanos de las que han sido víctimas sus seres queridos. También es responsabilidad de los países de origen como Guatemala, Honduras y El Salvador, velar por el respeto y cumplimiento a los Derechos humanos de sus ciudadanos y ciudadanas en cualquier lugar del mundo, en especial si han sido víctimas de graves violaciones de Derechos Humanos.

La Verdad es necesaria y hoy más que nunca en tiempos tan difíciles en todo el mundo. Mantener la impunidad implica violentar la dignidad humana de toda la sociedad en su conjunto y avalar que se sigan cometiendo graves violaciones a Derechos Humanos.

Es urgente tomar medidas integrales, transnacionales y regionales que conlleven a la investigación y sanción de graves violaciones a Derechos Humanos como es el caso de las diferentes masacres de migrantes, de las miles de personas desaparecidas y las múltiples violencias contra la dignidad de mujeres migrantes.

Hechos aberrantes como el que hoy tocan a la familia de Victoria Esperanza Salazar, no son aislados o suscitados por coincidencias.

Urgen medidas de coordinación, mecanismos eficientes de investigación, y programas de atención diligentes entre Estados de origen, tránsito y destino, que garanticen el acceso a la justicia, verdad y reparación en las que la sociedad civil y familias participen activamente en la búsqueda e investigación.

#JusticiaParaVictoria

Atentamente
Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto
Asociación Coordinadora Comunitaria de Servicios para la Salud
Asociación Comité de Familiares de Migrantes Fallecidos y Desaparecidos de El Salvador
Asociación de Familiares de Migrantes Desaparecidos en Guatemala
Bloque Latinoamericano sobre Migración
Centro de Atención a la Familia Migrante Indígena
Colectiva Feminista para el Desarrollo Local
Comité de Familiares de Migrantes Desaparecidos de Amor y Fe
Comité de Familiares de Migrantes Desaparecidos de El Progreso, Honduras
Comité de Familiares de Migrantes Desaparecidos de La Guadalupe
Comité de Familiares de Migrantes Desaparecidos del Centro de Honduras
Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho
Grupo de Monitoreo Independiente del Salvador
Instituto para las Mujeres en la Migración
Mesa de Coordinación Transfronteriza
Red Regional de Organizaciones Civiles para la Migración
Red Salvadoreña de Defensoras de Derechos Humanos